Una monja le pidió ayuda al papa Francisco en su batalla legal con Katy Perry por un convento

La hermana pide la intervención del pontífice para impedir que la estrella compre el convento en el que vivían las religiosas

Rita Callanan, la monja involucrada en una batalla legal con Katy Perry por la compra de un convento, pidió la intervención del papa Francisco para intentar salvar la propiedad.

“Me tendrán que matar primero si quieren callarme”, manifestó Callanan, de 80 años, a Fox News, en referencia a la arquidiócesis de Los Ángeles, a quien ella acusa de haber vendido indebidamente la propiedad a la cantante. Perry pago 10 millones de dolares por la propiedad.

“Le estoy pidiendo al Papa Francisco que interceda”, explicó la monja, y aseguró que hará todo lo necesario para evitar que Katy Perry se quede con el convento.

Callanan contó que la muerte de Catherine Rose Holzman, la otra monja involucrada en la batalla judicial contra la estrella del pop, la motivó a seguir su lucha a pesar de lo que le indican sus amigos y médicos.

En la carta dirigida al pontífice, Callanan explica que la arquidiócesis de Los Ángeles les prometió que cuidaría de ellas por el resto de sus vidas en el convento. “El arzobispo Gómez no nos cumplió su promesa”, denunció la religiosa.

La venta del convento a Katy Perry deberá ser aprobada por el Vaticano.

“Él intentó vender nuestro convento sin nuestra aprobación a una persona a la cual no apoyamos. Se trata de la estrella del pop Katy Perry. Nosotras no estamos de acuerdo con su estilo de vida que se ha desviado de la fe… Al final de nuestras vidas, nos encontramos peleando por la justicia y para defender lo correcto”, agregó.