Cinco consejos para sobrevivir a las fiestas de fin de año

Foto: Edgar Arguello

Como todos los años, tienes la tentación de comer todos tus platillos favoritos de la época navideña, pero, conoces las consecuencias.

Esto no quiere decir que no vas a disfrutar de los placeres gastronómicos de la época decembrina. Claro que puedes darte un lujo, pero sin caer en los excesos. La clave está en saber elegir, balancear tus comidas, y mantenerte motivado.

Planifica tus comidas

Nos queda claro que hay que saber qué elegir durante la cena navideña, pero también es importante la cantidad. Una opción es probar de todo en pequeñas cantidades. Sabemos que es difícil limitarnos cuando tenemos nuestro platillo favorito a nuestro alcance. Si eres de los que no puede resistirse a los postres, lo ideal es que te limites en los carbohidratos durante la cena. Come proteína buena como pechuga de pavo sin piel, no consumas pan, y abstente de tomar alcohol.

Elige bien

Uno de los errores más comunes es ayunar durante el día porque sabes que comerás mucho por la noche. Lo que hace que llegues con mucha hambre y termines comiendo en exceso. Además de descontrolar a tu organismo, ya no quemarás grasa, y tu cuerpo la almacenará como reserva. Lo recomendable es que realices tus 5 comidas al día. Trata de comer cosas ligeras como ensaladas, verduras al vapor, pescados y carnes magras. Así no tendrás mucha hambre por la noche y automáticamente elegirás cosas sanas durante la cena.

Modera el consumo de alcohol

Las bebidas alcohólicas tienen un alto contenido calórico. Durante esta época de fiestas, es preferible cambiar tu copa de vino por un vaso de agua. A menos que puedas hacer una cena muy saludable con carbohidratos simples. Pero como sabemos, sólo una copa de tu vino o cóctel favorito no va a ser suficiente. Por eso te aconsejamos sustituirlo por H2O y tal vez darte el placer de comer una rebanada de ese pie de manzana. Además de ser un postre delicioso, contiene vitamina C y antioxidantes por las propiedades de la fruta.

Aprende a decir “No, gracias”

En la mayoría de las reuniones familiares te sirven la comida ya sea tu mamá, abuelita o suegra. No te sientas mal en decir “No, gracias” a ese platillo con aceite de sobra. Tampoco necesitas tener una excusa bajo la manga, ni mucho menos explicar tus razones. Puedes decir que más tarde te servirás o que ya estás lleno. La confianza en cómo lo expresas es clave. En caso de que te cueste mucho decir “No, gracias”, puedes preguntar cortésmente si te puedes servir tu mismo.

Mantente activo

Mantenerte en forma durante el último mes del año puede ser muy fácil si sigues con tu rutina de ejercicios. También te recomendamos hacer ejercicio el día de tu reunión o cena, así como al día siguiente para quemar las calorías que hayas consumido. Si te vas de viaje, puedes llevarte una cuerda para saltar y hacer unos minutos de cardio.

Recuerda que si te excedes en una comida en la siguiente te puedes enmendar, o si quieres, puedes hacer un poco más de cardio ese mismo día. No te desanimes y decidas “ponerte a dieta” como propósito de Año Nuevo. Lo importante es comprometerte con tu estilo de vida, estar animada y disfrutar de esta época de amor y alegría con tus seres queridos.

Tomaado de: www.vogue.mx